Educación inicial: los primeros pasos para ser mamá

Entrar en el maravilloso mundo de ser madre por primera vez puede ponernos en una postura nerviosa y un tanto sobreprotectora. Si bien se avecinan algunos cambios importantes y nuestra mente nos juega malos momentos, no es necesario alarmarse más de lo necesario. Hoy en día, la educación inicial cuenta con herramientas simples pero muy efectivas a la hora de abordar los primeros años de nuestros hijos.

La educación inicial de nuestros hijos

Es sabido científicamente que aquello que suceda durante los primeros años del niño tendrá un profundo impacto en su desarrollo y en su vida. Una educación de calidad se verá reflejada en la salud física y mental del niño.

Los primeros tres años de los niños son los más importantes y en los que tenemos que intervenir de una manera positiva y constructiva. En este periodo es cuando los niños tienen el mayor desarrollo cerebral y descubren sentidos, sentimientos, formas de comunicarse y socializar.

Estos primeros años son los que le dan al niño herramientas sumamente importantes para relacionarse con su entorno y poder hacerlo de la mejor manera. Todo esto le irá brindando independencia y autonomía, que irá desarrollando a lo largo de su vida.

En algunos casos, los padres no pueden cuidar de los niños por razones laborales y deciden dejar su cuidado a profesionales. Esta decisión es algo muy personal y depende de cada uno. Cualquier caso que abordemos tendrá sus pros y contras que debemos analizar con cuidado.

Recordemos que durante los primeros años de vida, es bueno que los niños socialicen con otros niños de su edad. Esto les ayudará a conocer distintos tipos de personalidades y a su vez les permitirá desarrollar herramientas para defenderse de situaciones particulares.

No siempre los niños se encuentran preparados para afrontar una educación fuera del hogar. Por eso debemos participar con ellos en distintas actividades que fomenten los valores esenciales y las normas básicas de conducta. Ya sea dibujando o participando en sus juegos cotidianos, la presencia de sus padres será una guía sumamente importante.

Como padres, siempre debemos buscar lo mejor para nuestros hijos. Hay que aprender a soltar un poco la cuerda y dejar que muchas veces el niño experimente situaciones por sí mismo. Esto es necesario para que aprenda a resolver situaciones sin la ayuda de mamá y papá. Este punto es muy difícil, pero es importante que los padres también tengan su cuota de aprendizaje.

La evolución de la educación inicial la podremos notar en:

  • Cómo se desenvuelve de forma autónoma
  • Comportamiento y trabajo grupal
  • Manejo del miedo
  • Higiene personal
  • Aprende a utilizar hábitos y rutinas cada vez más exigentes

Como padres debemos aprender a acercarnos y alejarnos cuando sea necesario. No es fácil y es un aprendizaje en conjunto, en el que aprende el niño y aprenden los padres. La educación siempre empieza en el hogar, y crear valores positivos para el niño es lo que marcará la diferencia el día de mañana.

Bibliografía

Gonzáles, G. (03 de mayo de 2019). eres mamá. Recuperado el 05 de agosto de 2019, de eres mamá

http://bit.ly/391w7ZS